Contacto:   info@andorrano-joyeria.com   933 776 866   618 856 230     

Lo contamos mal. Antes en pesetas, ahora en euros. Seguimos contándolo mal. Muy mal. Y es que nos hemos mal acostumbrado a calcular el valor de las cosas en "dinero" fiduciario, y eso es un error que a más de uno... ¡Qué digo! ¡Es un error que cometemos la práctica totalidad de la población! ¿No lo cree? Deje que me explique. Y perdone que llame dinero al "dinero" fiduciario. Debería llamarlo divisa, pero no quiero complicar las cosas más de la cuenta.

Nuestro sistema económico se basa en el "dinero" fiduciario. Se le llama fiduciario porque es "dinero" sin valor intrínseco, sin valor real, al que le damos valor nosotros a través de un acto de fe. Sí, un acto de fe. El problema es que no es un acto de fe religioso. El creer o no en un dios todopoderoso no nos hace más pobres inflaciondía a día, el dar validez a una divisa fiduciaria, sí. Y mucho. Y no se crean las cifras oficiales de inflación, ya que las elabora la misma gente que se beneficia de que la inflación exista. Para entendernos, la inflación es lo mismo que falsificar billetes. Haciéndolo, uno gana riqueza a costa de los otros, es decir, quien falsifica es quien se enriquece, quien no falsifica es quien se empobrece. Antaño la inflación se conseguía a través de acuñar monedas con cada vez menos contenido en oro o en plata. Hoy en día se hace pulsando una tecla de ordenador desde el despacho del director del banco central. Es decir, hoy en día les es mucho más fácil y barato falsificar moneda que nunca en toda la historia de la humanidad.

¿Cómo se traduce eso? No hace falta darle mucho a la neurona para llega a una conclusión: Cuanto más fácil les sea falsificar dinero, más dinero falsificarán. Es así de simple. Uno puede decir que la inflación actual no debe más de un 3% a la impresión de dinero. Eso es parcialmente cierto. Actualmente se ha creado un sistema financiero y legal muy complejo que sirve, entre otras cosas, para disimular el robo. Deuda nacional, derivados financieros, rescates bancarios, etc. Vivimos en una burbuja de crédito que tarde o temprano se deshinchará, y cuando lo haga se hará patente la inflación real que nos esconden a toda costa.
Pero no se preocupe usted más de la cuenta. Hay algo que no se puede falsificar, y si usted está leyendo este blog, o ya lo sabe, o se lo huele: Oro y plata. Y con esto vuelvo al principio. Nuestro problema es que contamos las cosas en euros (y antes en pesetas). Contrariamente a lo que mucha gente cree, ni el euro, ni las pesetas, ni los dólares, ni ninguna otra moneda en el mundo, están respaldadas por oro. El respaldo por oro al 100% ya hace un siglo que es historia... Es más, ¡hace ya más de cuarenta años que ninguna de las monedas de ningún país del mundo se basa en el oro! Todas (Euros incluidos) están respaldadas por el dólar, y éste no está respaldado por nada de nada. Un simple acto de fe.

¿Por qué es importante saber el valor de las cosas en términos de oro y plata? Pues porque el oro y la plata mantienen el poder adquisitivo. El oro y la plata no se pueden inflar; no se pueden crear de la nada. Es así de simple. ¿Se imagina usted que las unidades de medida de longitudes, tales como los centímetros y los kilómetros, variasen cada año? ¿No le parecería absurdo que la distancia entre dos ciudades fuese mayor cada año? Pues, salvando las distancias, es lo que nos pasa con los euros. Moneda de curso legal (Le llaman "curso legal", pero significa "única y obligatoria"), el euro le roba poder adquisitivo a cada día que pasa. Si uno valorara el euro en términos de oro (Oro físico, no oro imaginario en papelitos numerados... de esto ya hablaremos otro día), pensaría: "esta moneda cada día vale menos", pero al ser de "curso legal", el efecto es el contrario; la gente va al supermercado a comprar y piensa: "Cada día está todo más caro". Eso no es verdad en absoluto.

Unos zapatos tienen el mismo uso ahora que hace cien años. Serán más o menos cómodos, pero usted andará lo mismo con unos zapatos de 1800 que con unos de 2013. Pero fíjese que hace cien años no existía la tecnología de que disponemos actualmente. La tecnología es un factor importante en la ecuación, ya que lo abarata todo. Sea lo que sea, da igual. Todo pasa a ser más barato de producir gracias a la automatización, a mejores diseños, mejoras en materiales, logística, etc. Un ejemplo paradigmático es el correo electrónico, abaratando los costes de comunicación de forma inapelable. ¿Cuánto gasta usted en sellos, sobres y postales navideñas? O la automoción, por ejemplo. ¿Cuánta gente podía permitirse un coche hace cien años? ¿Acaso no era un lujo para ricos? Queda claro que no son las cosas las que se encarecen, sino que nuestros euros pasan a valer menos.

Le contaré un secreto: Hace unas semanas me robaron mi Smartphone en un descuido. Estuve un par de semanas sin teléfono, no muy contento, como podrá imaginar. Pero por suerte, un buen amigo mío me ofreció un teléfono mejor del que me habían robado, de segunda mano, por 200 €. Me propuse cambiar mi enfoque, y en vez de calcular su valor en €, calculé su valor en onzas de plata. Si por aquellas fechas podía comprar, euro arriba, euro abajo, una onza de plata por unos 20 €, ¡eso quería decir que el teléfono que iba a comprar me costaría 10 onzas de plata! Ese teléfono, nuevo, valía 600 €, o sea, ¡30 onzas de plata!
Si usted contase las cosas en plata o en oro, podría comprender fácilmente la evolución de los precios a lo largo de la historia, por poner un ejemplo. O también le serviría para ver mucho más fácilmente en qué lugar del mundo le ofrecen un mejor precio. ¡Imagine por un momento que, un día, se dejase de utilizar el mal llamado "dinero" fiduciario y se pasase a usar oro como dinero (ahora sí, qué descansado se queda uno cuando llama a las cosas por su nombre)! De acuerdo que incluso así habría sus bajadas y sus subidas en los precios de todas las cosas, es algo natural, pero en general serían mucho más estables. No dependerían de un banquero loco. Y eso es muy importante, ya que toda planificación económica se basa en los precios. Los empresarios arriesgan o dejan de arriesgar en función de sus intuiciones y cálculos económicos, que se tornan muy complicados e ineficientes si la divisa que utilizan cambia de valor como una veleta. Las familias gastan más o menos, también en función de los precios y sus expectativas. Luego cuanto más inestables sean los precios, menos acertadas serán las previsiones, y más fácil les inducirán a errar.

Así pues, si usted quiere protegerse de la inflación, invierta en metales preciosos. ¿Quiere ir más lejos? Aprenda a valorar las cosas en oro y en plata. ¿Cuántas onzas de oro vale su coche? ¿Y su casa? ¿Sabe usted cuántas onzas de plata necesitaría para pasar un fin de semana en la playa? ¿Y esos zapatos que tanto le gustan? ¿Cuántas onzas de plata estaría dispuesto a pagar por ellos? Una vez hecho el experimento, coja un libro de historia antigua, uno de esos en los que se dan relaciones de sueldos pagados en onzas de oro, plata, etc. Le sorprenderá ver la capacidad que tienen los metales preciosos en mantener el poder adquisitivo a través del tiempo.

Aprenda sobre oro y sobre plata, instrúyase y verá que son la mejor inversión que usted puede llegar a hacer nunca. Además, hay un plus. Un pequeño detalle que a muchos pasa desapercibido. Como imagino, a usted le gusta obtener el máximo rendimiento en cada euro gastado. ¿Acaso no es así? Dudo mucho equivocarme. Siguiendo este razonamiento, a usted le gusta poder comprar las cosas cuando están baratas y no cuando están caras. ¿Sigo acertando? Entonces lo que voy a decirle le gustará: Nunca en la historia de la humanidad el oro y la plata habían estado tan baratos. ¿No es increíble? ¿En qué momento de la historia podía comprarse uno una moneda de una onza de plata por el equivalente a cuatro paquetes de tabaco? Nunca. ¡Qué locura!

Es hora de ser amo de uno mismo. No permita que le devalúen sus ahorros. Hágase inmune a la inflación. Invierta en metales preciosos.


Deja tus comentarios Enviar un comentario como invitado
0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios

rss

Comparte

Ultimas Monedas

Moneda de Plata Kiwi 2019 de 1 Onza de Nueva Zelanda. Estas monedas de 31,1 gramos de Plata pura ...

Precio:
55,00 €

Moneda de Oro Panda 2019 de 15 Gramos de China. Estas monedas de 15 gramos de Oro puro están ...

Precio:
574,63 €

Moneda de Oro Panda 2019 de 30 Gramos de China. Estas monedas de 30, gramos de Oro puro están ...

Precio:
1.125,47 €

Archivo de Artículos

Blog