Contacto:   info@andorrano-joyeria.com   933 776 866   618 856 230     

El futuro ha llegado. Muchos continúan oteando el horizonte, pensando a diez años vista, veinte, treinta… Pero el inversor inteligente sabe que el “futuro” ya está aquí. Como se dijo en artículos anteriores, el mundo se ha vuelto loco. Llevamos más de cuarenta años en falso, y parece que la cosa ya no da más de sí. Lo bueno es que el mercado, a través de una de sus mejores herramientas hasta la fecha, internet, ha creado una solución para solucionar los problemas que, durante años, los gobiernos del mundo nos han ido creando.

El oro y la plata cotizan muy a la baja en comparación a lo que deberían. Muy, mucho. El hecho de que se creasen monedas totalmente fiduciarias, respaldadas por la brujería del “curso legal”, es lo que ha hecho creer a la gente que el oro no vale lo que debería. A los gobiernos les ha ido de perlas hacer creer a todo el mundo que el oro es cosa del pasado. Más de uno me ha respondido: “En caso de crisis, el oro no se come”. Yo alucino, literalmente, cuando alguien me dice algo así. ¿Acaso comían oro los persas? ¿Y los griegos? ¿Y los egipcios? ¿Y los romanos? ¿Los vikingos? ¿Los mongoles? ¿Los japoneses? ¿Acaso los incas? ¿Y la fiebre del oro en el oeste americano? ¿Compran ingentes cantidades de oro, actualmente, los gobiernos para hacer bonito?

A los gobiernos les va bien tener una masa de ciudadanos que ignoren las diferencias entre divisa y dinero, bitcoinsy sobretodo, que ignoren lo que significa que su dinero sea fiduciario. Les va muy bien, porqué para vender lo invendible, uno necesita a un bobo al que engañar. Cuanto más se perciba el dinero fiduciario como “bueno”, más baja el oro. Y viceversa.

Pero estamos de enhorabuena, en especial los inversores en metales preciosos. Las divisas fiduciarias tocan a su fin, y el cambio de paradigma es una certeza matemática. El mercado ha creado las criptodivisas

descentralizadas, y la más conocida se llama Bitcoin. ¿Qué tiene eso que ver con los metales preciosos? Pues mucho. Todo. Bitcoin es al dinero fiduciario lo que la fotografía digital a la película de emulsión de plata (sí, las películas fotográficas con las que se tomaban miles de fotografías diarias en todo el mundo se producían gracias a la plata. Uno de los factores, aunque menores, de la depreciación de la plata es la aparición de la fotografía digital). Así como los cassettes fueron sustituidos por el CD, y éste por los Mp3, pronto el Bitcoin  sustituirá a los euros y a los dólares.

 

El hecho de que las divisas fiduciarias pierdan valor, y rápidamente, hará, necesariamente, que los metales preciosos disparen su valor hasta la estratosfera. Nada, hasta la fecha, sirve para conservar el poder adquisitivo de uno como el oro y la plata. El Bitcoin parece ser una moneda digital que ha llegado para quedarse, pero como no han pasado más que unos escasos cuatro años desde su creación, no podemos asegurar que vaya a durar los más de cinco mil años que llevan oro y plata siendo dinero.

Ya dijimos lo difícil que es crear oro a partir de plomo. Hay quien dice que un día se podría crear oro de forma más fácil, como quien hace palomitas. Si bien es cierto que la tecnología nos permite hacer lo que antaño era impensable, también es cierto que el día que podamos crear oro casi con decir “abracadabra”, seguramente el concepto “dinero” pase a ser irrelevante. ¿A quién le importaría tener dinero pudiendo manipular la realidad a nivel atómico sin apenas coste energético?

¿Y si ese día no llega? Por si acaso, el inversor inteligente dispone de sus reservas de oro y plata. El inversor inteligente sabe que las criptodivisas matarán al dólar. “Video Killed The Radio Star”, dice la famosa canción de 1979. Básicamente lo que está haciendo Bitcoin con el dinero fiduciario. Bueno, a decir verdad, el dinero fiduciario se mata él solito. El Bitcoin, más que nada, agiliza el proceso… Y le ayuda a usted, apreciado lector, porque cuanto más rápido muera el dinero de mentira, más rápido recuperará su valor el dinero de verdad.

Aunque dentro de veinte años se descubra cómo crear oro a partir de papel de cocina, de momento el oro y la plata siguen siendo escasos y por lo tanto valiosos, y parece ser que van a dispararse como no se ha visto en la historia. Por mucho que el inefable John Maynard Keynes repitiera que “a largo plazo, todos muertos”, ¿le impide a uno hacerse rico el saber que un día morirá? ¿A que suena absurdo?

Así pues, vivimos tiempos interesantes en los que el poder adquisitivo de la gente está casi en caída libre. El dinero fiduciario está perdiendo valor mucho más rápidamente de lo que la gente cree y percibe. Es una función exponencial negativa, ya lo verán. Al principio, el decremento de valor, aunque veloz, es pequeño y no se percibe. Pero pronto llegará un momento en el que se hará patente y letal.

El Bitcoin matará a las transferencias bancarias y el tener que sacar dinero de un cajero, con los riesgos que eso implica (los ladrones sólo tienen que esperar a que las viejecitas saquen su dinero de los cajeros). El Bitcoin matará el tener que depender de un banco para poder cobrar la nómina, el tener que cambiar euros por dólares, libras, yenes o yuanes. Bitcoin es la revolución para el comercio online. Y en este aspecto el oro no puede competir. Lógico, ya que, por más que lo he intentado, no he conseguido meter ni una onza de oro en un email.

No lo intente, ya le digo yo que no se puede. Enviar oro o plata a través de la electricidad es imposible, luego para el comercio online no hay nada que supere al Bitcoin. Además, el 90% del mal llamado “dinero” en el mundo, actualmente, también es electrónico. Dinero bancario, se le llama. Usted quizás no lo sepa, pero lleva décadas usando dinero electrónico. Son dinero electrónico las tarjetas de crédito y débito. Son dinero electrónico las transferencias bancarias y la nómina que cobran los asalariados. Si usted tiene dinero en un banco, usted es propietario de “dinero” electrónico (Ya sé que debería decir “divisa electrónica”, pero usted ya me entiende).

Así pues, la cuestión no es cambiar divisa física por divisa electrónica, sino que la cuestión es si quiere que un banquero o un gobierno decidan por usted el valor de su dinero. A la plata y al oro les da igual si la divisa es electrónica o no. Lo que les importa es que sea fiduciaria; que sea hinchable y dependiente de la voluntad de cuatro banqueros locos y sus lacayos políticos. Créame, a los metales preciosos les da francamente igual. No pueden llegar a valer cero, por más que lo intenten. Como aquél que quiere adelgazar y no puede. Salvando las distancias, más o menos lo mismo.

Y aquí viene lo bueno: cuando algo sube, algo baja. Cuanto más baje el dinero de mentira, más subirá el dinero de verdad. Al fin y al cabo, el dinero fiduciario se llama así porque se basa en la confianza. La gente está perdiendo esa confianza, y esa confianza deberá desplazarla sobre algo con el que no haya duda alguna. ¿Acaso alguien quiere perder sus ahorros? ¿Acaso alguien quiere jugársela, sobre todo ahora que vivimos en la incertidumbre económica? 5.000 años de historia monetaria avalan al oro y a la plata. ¡5.000 años! Dicen que la confianza es muy fácil perderla y muy difícil recuperarla.

Y usted, ¿en quién confía?


Deja tus comentarios Enviar un comentario como invitado
0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios

rss

Comparte

Ultimas Monedas

Moneda de Plata Marvel Deadpool 2018 de 1 Onza de Tuvalu. Estas monedas de 31,1 gramos de Plata ...

Desde:
22,78 €

Moneda de Oro Canguro 2019 de 1 Onza de Australia. Estas monedas de 31,1 gramos de Oro puro están ...

Precio:
1.129,42 €

Moneda de Oro Canguro 2019 de 1/2 Onza de Australia. Estas monedas de 15,5517 gramos de Oro puro ...

Precio:
583,51 €

Archivo de Artículos

Blog