Contacto:   info@andorrano-joyeria.com   933 776 866   618 856 230     

Bulle und Bär FrankfurtMucha gente empieza a interesarse en invertir en mercados (de lo que sea) cuando estos están en auge (lo que en inglés se llama "bullish"), y a la que el precio se hunde (lo que en inglés se llama "bearish") le entra el pánico y vende, sobretodo alentada por los medios de (in)comunicación, que están plagados por periodistas que no tienen ni idea de lo que escriben, y dirigidos por empresarios y gobiernos a los que les interesa vender una opinión y no unos hechos.Aunque mañana caiga a la mitad de su precio actual, usted no debe dejarse embaucar por mentirosos compulsivos y profesionales. De todos los grandes inversores internacionales que he leído, deduzco un patrón: Se refieren al oro como a un "seguro". Aunque cada uno tiene su opinión, y cada opinión es distinta del de al lado, los grandes inversores, aquellos que llevan décadas invirtiendo y ganando un dineral, adquieren oro (y plata) para ahorrar y tener su fortuna asegurada contra lo que pueda venir.

Cuando la economía funciona de forma estable y sin grandes altibajos, el oro mantiene el poder adquisitivo y lo aumenta ligeramente a largo plazo, pero no es del tipo de inversiones explosivas en las que uno se hace rico de la noche a la mañana. Los metales preciosos son los tractores diésel del mundo de la inversión; no son el deportivo que impresiona. ¿Es eso malo? En absoluto. Hasta hace poco, el oro servía para ahorrar de manera que nadie le pudiese robar a distancia y por arte de magia.

El oro (y repito, la plata) no son como las acciones de una empresa, que valdrán dependiendo de lo bien que las administre un tercero. ¡Eso es el horror! Usted trabajando y ahorrando... ¡Y en un segundo su dinero puede desvanecerse por culpa de alguien a quien seguramente ni tan siquiera conoce! Igual que con el dinero fiduciario. Mucha gente cree, todavía hoy, que el ladrillo es una buena inversión, y que por eso no hace falta comprar oro. Pero el ladrillo va asociado a unos títulos de propiedad inscritos en un registro del estado, lo que significa sujeto a imposición de tasas y expropiación. Malo, malo. Y además, la vivienda depende de muchos factores, no es fungible en absoluto.

Así pues, los metales preciosos son las reservas de valor por excelencia. ¿Lo son todavía?

Bueno, sí y no. Sí, porque cada euro que invierta en oro o plata será recuperado, pero no, porque en estos momentos ya no podemos hablar del oro (y de la plata) como meras reservas de valor. Actualmente nos encontramos en un momento de la historia en el que es posible y muy, muy, probable (matemáticamente hablando) que el precio del oro y la plata se dispare en breve y alcance cotas inimaginables para el gran público.

Cuando el oro y la plata eran moneda de curso legal, y de hecho, eran la única moneda, había mucha menos gente en el mundo, y la que había era mucho más pobre y con aspiraciones infinitamente más austeras.

Hoy en día hasta el más tonto y más pobre puede llegar a gozar de algunos lujos que ni el rey más rico de la antigüedad se hubiese permitido. La comparación es odiosa, pero no exenta de verdad: Uno puede acceder a todo tipo de educación y conocimientos gratuitos por internet. Uno puede desplazarse centenares de quilómetros por unos pocos euros y visitar mil lugares. La enfermedad y la muerte no acecha a cada herida que uno sufre... ¡Y a diferencia de los reyes de la antigüedad, todos disfrutamos del papel higiénico!

Puede parecer que esto no tenga relación alguna con el precio del oro y la plata, pero la tiene. Actualmente hay el 10% de la plata que había hace veinte años. Oro hay más, pero no mucho más. La cantidad de oro y plata actual no ha crecido en proporción a lo que ha crecido la población mundial, que lo ha hecho de modo exponencial.

Y no sólo ha crecido en números, sino que cada vez hay menos pobres, aunque los gobiernos se entesten en empobrecernos a la fuerza. Cada vez somos más ricos, en general, y eso significa que también somos más exigentes. Entre nuestro nivel de exigencia y el nivel de conocimiento, es difícil pensar que nadie querrá volver atrás. ¿No lo cree así?

Este cócktail le va a gustar. Mezcle unas gotitas de oro con un poquito más de plata. Añada siete mil millones de individuos que quieren prosperar. A eso súmele una tecnología ávida de oro y plata, sobretodo plata. Vierta un poco, bastante, de dinero fiduciario en caída libre. ¿Lo huele? Mezclado, no agitado.

Muchos analistas dicen que pronto vamos a ver la onza de oro a unos 3.500 €, y la onza de plata a unos 350 €. Y cuando digo pronto, me refiero a uno o dos años vista. Aunque creo que eso es quedarse corto, muy corto. Leo de inversores y analistas renombrados sobre la posibilidad de que la onza de oro sobrepase los 14.000 €, incluso llegando a los 30.000 €. ¿Y la plata? El precio de la onza de plata podría superar, y de largo, al precio de la onza de oro.

Hablamos de un "largo" plazo que no va más allá de los diez años, quizás antes, aunque nadie puede ver el futuro, con lo que es una mera cábala. Esos sí, esta cábala tiene muchos más números de convertirse en realidad, que el creer que el dinero fiduciario va a continuar existiendo en nuestras vidas, sobre todo después de la aparición de su rival más letal, el bitcoin.

El consejo que dan todos los grandes inversores es el de comprar oro (y plata). Todos coinciden en que el precio no puede bajar mucho más, y que llegados a este punto sólo puede subir, y subir mucho. El inversor inteligente se informa, prepara su estrategia, y compra cuando el mercado está "bearish". El inversor inteligente tiene nervios de acero. El inversor inteligente es paciente. El inversor inteligente sabe que, si hace los deberes, puede llegar a multiplicar su fortuna por un factor de dos cifras.


Deja tus comentarios Enviar un comentario como invitado
0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios

rss

Comparte

Ultimas Monedas

Moneda de Plata Marvel Deadpool 2018 de 1 Onza de Tuvalu. Estas monedas de 31,1 gramos de Plata ...

Desde:
22,78 €

Moneda de Oro Canguro 2019 de 1 Onza de Australia. Estas monedas de 31,1 gramos de Oro puro están ...

Precio:
1.129,80 €

Moneda de Oro Canguro 2019 de 1/2 Onza de Australia. Estas monedas de 15,5517 gramos de Oro puro ...

Precio:
583,71 €

Archivo de Artículos

Blog