Contacto:   info@andorrano-joyeria.com   933 776 866   618 856 230     

Monedas-oro-plataSí, lo sé, el título de este artículo llama a la confusión... Pero peor es la confusión en la que se ve inmerso el mundo entero desde hace un siglo, o más.

Los keynesianos, gobiernos e instituciones y economistas varios han estado defendiendo el gasto; el consumo. Si el capitalismo es producir menos de lo que se consume, ahorrando la diferencia para luego (para cuando se necesite, ya que el futuro es incierto), el comunismo, siendo su opuesto, debería significar lo contrario, es decir, el comunismo es producir menos de lo que se consume, consiguiendo la diferencia de aquellos que ahorran a punta de pistola.

El capitalismo es el acto de no consumir, si lo resumimos al máximo. El comunismo es el acto de consumir, y además consumir el ahorro de otro, y sin su consentimiento. El fascismo es una versión del comunismo.

¿Pero qué dicen la mayoría de economistas que salen en los medios de comunicación que los gobiernos subvencionan alegremente? Para los keynesianos, el dinero ahorrado es un dinero que es improductivo. Consideran que lo que usted produce y ahorra no es propiedad suya, sino de ellos, con lo que usted no tiene ningún derecho sobre su propio trabajo. Ellos, en cambio, que no intervienen para nada en dicha producción, se creen con el derecho para decir en qué debe ser usada y en que no. ¿Tiene sentido? En absoluto, pero es lo que tenemos hoy en día.

¿Qué pinta aquí el oro y la plata, y en general, los metales de inversión?

El metal de inversión es, según el gobierno, el parlamento, y el sistema judicial, dinero improductivo. Para un economista keynesiano (aunque economista y keynesiano son términos contradictorios, pero bueno...), el oro y la plata no tienen demasiado sentido (a los economistas se les explica en la universidad que el oro y la plata ya no tienen ningún sentido en la economía, lo importante es el dinero fiduciario para poder crear la "inflación" moderada y "benevolente").

Dinero improductivo, en la mente de un muy equivocado keynesiano, significa dinero que el gobierno no puede usar para contentar "necesidades actuales" y no futuras. Un keynesiano pretende gastar toda la riqueza actual y futura para que las "necesidades actuales" del "pueblo" sean resueltas. Cuanto más dinero "improductivo" consigue extraer el gobierno de sus ciudadanos, peor funcionan los servicios "públicos."

Es decir, si usted está a favor de las posturas del "bien común," usted está a favor de trabajar más, ganar menos, disponer de menos renda para su familia, porqué más porcentaje de su renda irá a parar a las arcas de un estado que luego contratará a más funcionarios, gastará más dinero en bienes públicos de más que dudosa utilidad, y finalmente colapsará, empobreciendo a todo el mundo menos a cuatro contados, que además siempre son los mismos.

Afortunadamente, usted no es un economista keynesiano. Uno invierte en oro y plata porque es más que obvio que uno no puede planificar el futuro. ¿Cuántas veces ha planificado un fin de semana? ¿Cuántas de ellas le ha salido tal y como había planificado? Uno no puede saber en qué momento necesitará dinero para poder pagar algo, sea un bien o un servicio. El futuro es incierto y nadie puede planificar tan siquiera a un mes vista sin correr el riesgo de que el plan se vaya al traste. El futuro está lleno de contingencias impredecibles.

Es más: ¿Cuántas predicciones acierta el estado? Se lo digo yo: Ninguna. De hecho, la ley se supone que es un marco inmutable que debe ser descubierto para poder evitar conflictos entre personas, conflictos que básicamente son causados, en su gran mayoría, por conflictos sobre la propiedad de un bien determinado. El estado, en cambio, crea un derecho positivo que cambia constantemente. Es "reformado," lo que lo hace totalmente incompatible con el propósito de la ley, que es solucionar conflictos.

La ley positiva del estado crea más conflictos de los que resuelve, y es por eso que es tan importante disponer de un aparato o dispositivo que permita:

a) Mantener la riqueza alejada de las garras de aquél que demuestra, día tras día, mes a mes, año a año, que no sabe planificar en absoluto (el Estado. ¿Necesita ejemplos de malversación de fondos públicos? Coja cualquier periódico, ábralo y léalo. No hay día que no lea uno una noticia sobre la malversación de fondos públicos)

b) Mantener la riqueza alejada de aquél que la considera suya sin serlo. Es decir, protegerse de los amigos de lo ajeno (curiosamente, y creo que usted me dará la razón, hay una altísima proporción, por no decir totalidad, de amigos de lo ajeno en cargos políticos... Da que pensar...)

c) Mantener su propia independencia. No soy rico si no puedo disponer de mi dinero cuando quiera y de forma instantánea.
d) Mantener (y si es posible, aumentar) el poder de compra de su riqueza.

Es importante tener en cuenta que de poco sirve ser rico si no se tiene la libertad de gastar la riqueza que se posee.
Los metales preciosos son un muy buen dinero. No sólo mantienen el valor, sino que actualmente tienen el potencial de multiplicar su valor varias veces. Ayudan a mantener la riqueza (sus ahorros) alejados de los amigos de lo ajeno, le ayudan a mantener su independencia económica, y le permiten ahuyentar la inflación. Los metales de inversión, pues, son el dinero más improductivo que hay, a ojos de un seguidor de Keynes.

Y por eso mi consejo: Sea tan improductivo como pueda... Aunque ahora ya sabe a qué me refiero.


Deja tus comentarios Enviar un comentario como invitado
0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios

rss

Comparte

Ultimas Monedas

Moneda de Plata Marvel Deadpool 2018 de 1 Onza de Tuvalu. Estas monedas de 31,1 gramos de Plata ...

Desde:
22,78 €

Moneda de Oro Canguro 2019 de 1 Onza de Australia. Estas monedas de 31,1 gramos de Oro puro están ...

Precio:
1.129,80 €

Moneda de Oro Canguro 2019 de 1/2 Onza de Australia. Estas monedas de 15,5517 gramos de Oro puro ...

Precio:
583,71 €

Archivo de Artículos

Blog