Contacto:   info@andorrano-joyeria.com   933 776 866   618 856 230     

Y luego dicen que el oro es caro... ¿No me cree? Bueno, el titular parece sacado de un anuncio de seguro de coche... ¡Pero tampoco es oro todo lo que reluce!

Hay una propiedad circunstancial que el oro ha adquirido sin querer: ¡Ahorra dinero!

A primera vista, mi afirmación es difícil de entender. Es comprensible, pero por difícil que parezca, aunque depende en gran parte en la personalidad de quien posee el oro, y hasta cierto punto, de donde viva.

Vivimos en una sociedad consumista, mal llamada capitalista. El capitalismo se basa en el ahorro, mientras que el consumismo se basa en el consumo. La preferencia temporal de un capitalista es la de no consumir los recursos actuales y dejarlos para un consumo futuro, mientras que la preferencia temporal de un consumista (ya es curioso que consumista y comunista se parezcan tanto, sobretodo por el absoluto desprecio del comunismo hacia la propiedad privada, y por lo tanto, por el ahorro) es la de consumir los recursos actuales y no dejar nada para un consumo futuro, es decir, pan para hoy y hambre para mañana.

Oro-como-medio-de-ahorro

Como he dicho, vivimos en una sociedad consumista, no capitalista. Crédito fácil, deuda pública, dinero fiduciario, compre ahora y pague después... Compre, compre, compre. Gaste, gaste, gaste. ¿Cuál es la preocupación del gobierno? Que el consumo baje. ¿Qué pretenden los bancos centrales de todo el mundo? Que el dinero sea barato y decreciente para que a la gente le dé por gastar. Y venga a subir impuestos para pagar deuda y para subvencionar industrias varias. ¿Acaso después de impuestos le queda algo a alguien para poder ahorrar?

¡Y venga keynesianismo, y venga imprimir billetes, y venga consumir y que no pare la fiesta!

¿Consecuencias de todo esto? Pues que a la gente le da por gastar. Se glorifica el carpe diem y al ahorrador se le penaliza. No consumir es casi equivalente a ser un mal ciudadano. Y no ahorre dinero bajo el colchón, o le acusarán de blanqueo de capitales. A efectos prácticos obligan a tener dinero en el banco, para que pase a ser dinerito electrónico.

¿Qué relación tiene esto con la afirmación inicial?

El dinero fiduciario es fácil de gastar. Allí donde vaya se lo aceptarán sin rechistar (a no ser que no tengan cambio para el billete de 500). También, allí donde vaya encontrará anuncios y negocios animándole a gastar el dinero en sus bienes o servicios. Esto no es malo de por sí, pero es un factor clave en el proceso.

Como el dinero fiduciario es más fácil de transportar, puesto que pesa mucho menos, también se tiende a llevar en más cantidad, aunque no quiero decir que se vaya con los bolsillos llenos, sino que se tiende a llevar más “dinero” en papelitos del que se llevaría en oro.

Es más fácil gastar más dinero con los bolsillos llenos que vacíos. Y eso sin entrar en el tema de las tarjetas de crédito o débito. Cuando uno lleva dinero en los bolsillos, sabe exactamente cuánto lleva. Quien lleva dinero en la tarjeta de crédito, no acostumbra a saber con exactitud la cantidad exacta de dinero que tiene en la cuenta, sobretodo si hace días que no mira el balance de la cuenta y ya ha comprado algún bien o servicio con tarjeta desde la última vez que se conoció la cantidad de divisa que se posee en la cuenta corriente.

De hecho, los negocios, en general, han aceptado el uso de tarjetas de crédito porqué, aunque deban pagar un tanto de cada venta al operador de las tarjetas, les sale a cuenta, ya que eso les aumenta el volumen de ventas. Y eso es así, porqué la tarjeta de crédito facilita la compra. Y entre todas las compras, la compulsiva y por lo tanto irreflexiva.

Y es que hay una parte de la renda de las familias e individuos que se pierde fácilmente con chorradas. Que si un capricho por aquí, otro capricho por allá... Aunque sean caprichitos de todo a cien, el acumulado a través de los años puede llegar a suponer bastante dinero. Quizás dé para una onza de oro... ¡O más! Eso depende, claro está, del nivel de renda de cada uno... Pero independientemente del nivel de riqueza, más o menos todo el mundo se rige por patrones similares, y quien más y quien menos, se gasta dinero en objetos o servicios más o menos estériles.

Y por eso digo que el oro ahorra dinero. Si usted cambia papelitos por dinero de verdad, oro (o plata), usted está ahorrando sin saberlo.

Al no ser moneda de curso legal, el oro (o la plata) no sirve para adquirir dichos bienes o disfrutar de dichos servicios. Como mucho, se puede ir a un establecimiento en el que se cambie oro por caricaturas de dinero (una caricatura es, en esencia, una burla gráfica dibujada sobre papel... ¿acaso el dinero fiduciario no es una burla del dinero de verdad?), y así conseguir divisa para gastar en lo que se quiera. Pero a no ser que usted tenga más a mano un “compro-oro” que un cajero, esta opción resulta harto incómoda.

El querer deshacerse de su oro y cambiarlo por divisa es un acto que permite pensarlo un poco y no caer tan rápido en la tentación consumista, evitando gastar en cosas innecesarias, por baratas que sean, La pretendida incomodidad del oro se torna en ventaja, sobretodo en épocas de malestar social originado por deuda.

No deja de ser una consecuencia de la ley de Gresham. El dinero malo expulsa del mercado al bueno. A uno le es más difícil deshacerse del dinero bueno (oro), y por eso tiende a ser atesorado, es decir, no gastado. En cambio, el que el dinero malo se haga con el mercado quiere decir que tenderemos a deshacernos de él, cambiándolo por bienes y servicios.

Así pues, podemos afirmar que el oro puede servir como estrategia ahorradora. Todo el dinero que tenga en forma de oro será más difícil (en el contexto actual en el que vivimos inundados con una divisa fiduciaria todavía en funcionamiento y protegida por el curso legal) de gastar que la cantidad equivalente de divisa. El oro (y la plata) permite, pues, gastar con más prudencia.


Deja tus comentarios Enviar un comentario como invitado
0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios

rss

Comparte

Ultimas Monedas

Moneda de Plata Marvel Deadpool 2018 de 1 Onza de Tuvalu. Estas monedas de 31,1 gramos de Plata ...

Desde:
22,78 €

Moneda de Oro Canguro 2019 de 1 Onza de Australia. Estas monedas de 31,1 gramos de Oro puro están ...

Precio:
1.127,62 €

Moneda de Oro Canguro 2019 de 1/2 Onza de Australia. Estas monedas de 15,5517 gramos de Oro puro ...

Precio:
582,58 €

Archivo de Artículos

Blog