¿El precio queda fijado?

Sí. Una vez se realice la compra de metales preciosos su valor permanece inalterable, independientemente de que se produzcan variaciones en la cotización de los mismos.