Contacto:   info@andorrano-joyeria.com   933 776 866   618 856 230     

Siguiendo una primera tendencia fuerte en la sesión de las bolsas asiáticas, que llevó al oro a niveles por encima de los 1255 $ (su máximo en todo un mes), la sesión europea ha visto reducida la presión sobre el abandono de metales preciosos. Este 'abandono' se vio potenciado después por el volumen casi omnipresente de las 8 de la mañana en la costa oriental de Estados Unidos, que descuidó a la baja al oro y a la plata de forma notable (aunque, de momento, no catastrófica). La única otra clase de activo que mostró alguna actividad real fue el par GBPUSD (con una venta agresiva de la libra esterlina); en un horizonte de Tesoros sin cambios y acciones bajando de forma modesta pero, por el momento, estable.

20140113 PMs 0
Oro / Plata

y el único otro valor en movimiento fue el par GBPUSD...

20140113 PMs1 0
Par GBPUSD. Gráficos: Bloomberg

Por supuesto, solamente un bloguero de esos paranoicos que llevan gorros de papel de aluminio hablaría de manipulación... ¡Ah! Y también reguladores mundiales como Bloomberg:

La manipulación del mercado del oro en el London AM Fix (fijación matinal diaria del precio del oro por Londres) no es un asunto nuevo para Zero Hedge: de hecho, ya hemos tratado tanto la base histórica como la raison d'être (en inglés) del London Fix para el oro, así como el extraño arbitraje (en inglés) disponible para aquellos que durante años comerciaron con el diferencial AM-PM. Por esta razón, estamos encantados de que Bloomberg sea quien haya decidido sacarlo a la luz, y además recopilar todas las maneras en las que se ha manipulado este aspecto del comercio de oro.

Bloomberg comienza (en inglés):

Todos los días bursátiles en Londres, cinco bancos se reúnen para fijar el precio del oro por medio de un ritual que data de 1919. Ahora bien, productores y economistas defienden que tener un conocimiento de esas decisiones puede dar una ventaja injusta a algunos traders a la hora de comprar y vender el metal precioso. El London Fix, el índice de referencia que usan las compañías mineras, los joyeros y los bancos centrales para comprar, vender y valorar el metal, se publica dos veces al día como consecuencia de una conversación telefónica entre Barclays Plc, Deutsche Bank AG, Scotia, HSBC Holdings Plc y Société Générale SA.

La fijación se remonta a septiembre de 1919, menos de un año después de que acabara la Primera Guerra Mundial, cuando los representantes de cinco entidades de negocio se reunieron en la sede de Rothschild en St. Swithin's Lane, en el distrito financiero de Londres. Posteriormente, se suspendió durante quince años, reactivándose en 1939. Aunque Rothschild se desvinculó en 2004 y las decisiones ahora se hacen por teléfono, en lugar de en una cámara del banco con paredes de madera, el proceso sigue siendo prácticamente el mismo.

Esto es todo lo que se sabe. Lo que también se sabe es que cualquier proceso que implique que cinco bancos se sienten alrededor de una mesa (hasta hace poco lo hacían literalmente) e intercambien información a través de métodos arcanos (como el teléfono), siguiendo un programa ya establecido que incluye una fase de bloqueo de la información privada −aunque solo sea temporalmente− y que no conlleva una comunicación inmediata con el mercado; podrá ser y será burlado. «Los traders implicados en este proceso de determinación del precio poseen ciertos conocimientos que, incluso durante un corto periodo de tiempo, les dan una ventaja sobre el resto de la gente», dijo Thorsten Polleit, economista jefe del broker de metales preciosos, con sede en Frankfurt, Degussa Goldhandel GmbH y anteriormente economista de Barclays. «Ese es el gran fallo del London Fix para el oro».

Hay otros fallos.

Según dicen ciertos traders de oro, académicos e inversores entrevistados por la sección de noticias Bloomberg News, «Los participantes en la llamada de Londres pueden saber si el precio del oro sube o baja en cuestión de minutos, basándose en si hay una gran cantidad de compradores o vendedores netos después de la primera ronda. Esta particularidad es lo que podría permitir que quienes hayan recibido la información apuesten sobre la dirección del mercado, con un alto grado de certeza, minutos antes de que la fijación se haga pública».

Sí, la perspectiva de la creación e ignición de un impulso general también resulta conocida para muchos. Al menos para la gran mayoría de los que nunca creyeron el cliché de que, a diferencia del resto de clases de activos, el oro es de algún modo inmune a la manipulación.

«La información se filtra desde los cinco bancos, a través de sus clientes, y finalmente llega al mercado general», dice por teléfono Andrew Caminschi, lector de la Universidad Western Australia, en Perth, y coautor de un trabajo sobre picos de negocio en torno al London Fix para el oro, publicado el pasado 2 de septiembre en el medio online Journal of Futures Markets. «En un mundo en el que la ventaja de negocio se mide en milisegundos, esto tiene mucho valor».

Ah, hipotético − inteligente. No se deben herir susceptibilidades antes de que, como en el caso del Libor, se dé por hecho que todo el mundo estaba en el ajo.

No hay ninguna prueba de que los comerciantes de oro buscaran manipular el London Fix o trabajaran conjuntamente para amañar los precios, como hicieron los traders con el Libor. Aún así, economistas y académicos defienden que la manera en la que se establece el punto de referencia es obsoleta, vulnerable a los abusos y falta de cualquier supervisión regulatoria directa. «Esta es una de las fijaciones más preocupantes que he visto», dijo Rosa Abrantes-Metz, catedrática del Stern School of Business de la Universidad de Nueva York, cuyo trabajo del año 2008, «¿Manipulación del Libor?», ayudó a impulsar una investigación global. «Está controlado por un puñado de firmas que tienen intereses financieros directos en dónde se establece, y prácticamente no hay supervisión, – y se basa en información intercambiada entre ellos en el transcurso de llamadas secretas».

A no ser que estemos equivocados, tampoco hubo pruebas del complot de manipulación del Libor antes de que hubiera pruebas. Y ya que la camarilla del London Fix para el oro es más reducida que los bancos miembros del Libor, es mucho más fácil mantener ciertos propósitos dentro de un grupo de gente incluso menor. Pero todo esto también es sabido por muchos.

Como también lo es el hecho de que, cuando se les pidieron declaraciones, los portavoces de Barclays, Deutsche Bank, HSBC y Société Générale declinaron hacer comentarios sobre el London Fix o las investigaciones regulatorias; tal como lo hicieron Chris Hamilton, portavoz de la Autoridad de Conducta Financiera (FCA, por sus siglas en inglés), y Steve Adamske, de la Comisión del Comercio en Futuros sobre materias primas (CFTC, por sus siglas en inglés). Joe Konecny, portavoz de Scotia, escribió en un correo electrónico que la compañía con base en Toronto tiene «una cultura de conformidad profundamente enraizada y una tendencia a buscar continuamente maneras de mejorar nuestros procesos y prácticas existentes».

Después, Bloomberg pasa a detallar muy oportunamente cómo se manipula el precio del oro, en primer lugar, por los bancos que lo fijan y, en segundo, por sus «amigos y vecinos», al mismo tiempo que se va desarrollando el proceso de fijación.

Al comienzo de la llamada, el presidente designado –este puesto va rotando entre los cinco bancos de forma anual− propone una cifra cercana al precio spot actual en dólares por onza de oro. Entonces, las firmas establecen cuántos lingotes del metal precioso querrían comprar o vender a ese precio, basándose tanto en las órdenes de los clientes como en sus propias cuentas.

Si hay más compradores que vendedores, se incrementa el precio de partida y el proceso vuelve a empezar. Las conversaciones continúan hasta que las sumas de compras y ventas se encuentran dentro del rango de 50 lingotes, o cerca de 620 kilogramos, de cada uno. El procedimiento se lleva a cabo en Londres dos veces al día, una a las 10:30 horas y otra a las 15:00. Los precios se fijan en dólares, libras y euros. Para la plata, el platino y el paladio se llevan a cabo procesos similares.

Durante las llamadas, los traders comunican a los clientes los cambios en la oferta y la demanda y reciben nuevas órdenes de compra o venta al mismo tiempo que el precio va cambiado, según la página web del London Gold Market Fixing (London Fix para el mercado del oro), que publica los resultados de la fijación.

... solo que esta vez la manipulación ya no queda relegada a un plano puramente teórico, sino que la investigación académica ha encontrado evidencia empírica de la filtración de información sobre la fijación:

Caminschi y Richard Heaney, catedrático de contabilidad y finanzas en la Universidad Western Australia, analizaron dos de los derivados de oro expuestos a un mayor nivel de negocio: los futuros de oro del Comex y el SPDR Gold Trust de State Street Corporation, el producto en lingotes que experimentó un mayor nivel de negocio entre 2007 y 2012.

Caminschi y Heaney descubrieron que, a las 15:01, una vez comenzada la llamada, el volumen de negocio se disparó hasta un 47,8% por encima de la media para el lapso temporal de 20 minutos que precede al inicio de la fijación, y permaneció un 20% por encima durante los siguientes seis minutos. En comparación, el volumen de negocio se sitúo un 8,7% por encima de la media un minuto después de la publicación del precio. Los resultados mostraron un patrón similar para el SPDR Gold Trust.

«De forma intuitiva, esperábamos que los volúmenes alcanzaran sus máximos como consecuencia de la introducción de información en el mercado», escribieron Caminschi y Heaney, cuando el resultado final fue publicado, en «Fijando una filtración en la fijación: Reacciones a corto plazo del mercado ante el London Fix vespertino para el precio del oro». «Lo que observamos en nuestro análisis es un cúmulo de negocios tan pronto como comienza la fijación».

Los investigadores también valoraron la precisión con la que los movimientos en los derivados del oro predecían la fijación final. Entre las 14:59 y las 15:00, los contratos de futuros seguían la misma dirección que la fijación la mitad de las veces.

Según Caminschi y Heaney, «A partir de las 15:01, el índice de éxito saltaba al 69,9% y, en cinco minutos, había llegado el 80%». En los días en los que el precio del oro por onza fluctuaba en más de 3 $, los futuros de oro predecían el resultado con éxito nueve de cada diez veces. «No solo son muy precisas las predicciones de los intercambios sobre la dirección de la fijación, sino que, cuanto más dinero se gana por medio de grandes cambios en el precio, más exactos se vuelven los intercambios». Caminschi y Heaney añadieron: «Esto es algo que apunta claramente hacia la filtración de información sobre la fijación a estos mercados públicos».

Oh, ¡vamos! Nueve de cada diez no indica que se haya producido el crimen. Después de todo, JPM no perdió dinero en ningún día de negocio en todo el año 2013, y a nadie le importa. Así que, si los reguladores consideran normal que una moneda caiga de cara 200 veces seguidas, entonces con probabilidad el CFTC no encontrará nada malo en un poco de manipulación del oro aquí y allá. Una manipulación que, en un principio, la agencia dijo que no existía. Pero todo el mundo sabía esto también.

Cinismo aparte, asegurar que este proceso claramente amañado en realidad no ha sido burlado en ningún momento, por no decir manipulado de forma criminal (porque nunca hay manipulación hasta que pillan a alguien en el acto y siempre lo hacen agentes que de ninguna manera forman parte del plan), es el sumun de la idiotez. Y esta es la razón por la que los reguladores precisamente seguirán este camino. Esto también es sabido por todos. Como también lo son los beneficios que se embolsan los traders que abusan del London Fix:

Para traders de derivados, los beneficios son patentes: alguien que comprara 500 contratos de futuros de oro a las 15:00 y supiera que la fijación iba a seguir una tendencia ascendente, podría ganar 200 000 $ para su firma si el precio fluctuara 4 $, la fluctuación media en la muestra. Aunque el valor de 500 contratos es de 60 millones de dólares, los traders pueden comprar a margen, un proceso que conlleva un préstamo e implica depositar menos capital en la apuesta. En un día normal, se negocian unos 4500 contratos de futuros entre las 15:00 y las 15:15, según Caminschi y Heaney.

Por último, lo que sí que se sabe con certeza es que la fijación del «London Fix» sería muy sencilla en nuestra era actual de tecnología ultramoderna, y su puesta en marcha acarrearía solo unos pocos minutos.

Abrantes-Metz, que ayudó a la Organización Internacional de Comisiones de Valores (IOSCO, por sus siglas en inglés) a formular sus directrices, dijo que los fallos de la fijación del oro podrían residir en el hecho de dar a las firmas y a los clientes acceso a información privilegiada. «Estos bancos se ven incentivados a intentar influenciar dónde se establece el punto de referencia en relación a sus posiciones de negocio; y casi no se les somete a ningún escrutinio».

Abrantes-Metz dijo que se debería reemplazar la fijación del oro por un punto de referencia calculado a partir de una imagen del negocio en un mercado en el que el año pasado circularon 19,6 billones de metal precioso, según la compañía, con sede en Nueva York, CPM Group. «No hay ningún motivo por el que no se pueda recabar la información de los precios spot del oro actuales, basándonos en la bolsa o el comercio electrónico», dijo. «Hay datos de sobra».

Y precisamente esta es la razón por la que nada cambiará. Desgraciadamente, esto también es sabido por todos.

 

Escrito por Tyler Durden para ZeroHedge.com (artículo original aquí)

Traducción propia.


Deja tus comentarios Enviar un comentario como invitado
0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios

rss

Ultimas Monedas

Moneda de Oro rectangular Dragón 2019 de 1 Onza de Australia. Estas monedas de 31,1 gramos de Oro ...

Precio:
1.243,87 €

Moneda de Plata Queen's Beasts The Yale (Centícora) 2019 de 2 Onzas de Reino Unido. Estas monedas ...

Precio:
37,43 €

Moneda de Plata Pájaro Picozapato 2019 de 1 Onza de Ruanda. Estas monedas de 31,1 gramos de Plata ...

Precio:
24,22 €

Blog