Contacto:   info@andorrano-joyeria.com   933 776 866   618 856 230     

monedas vs lingotesMucha gente cree que el oro y la plata se deben comprar en lingotes de tropecientos kilos. Craso error. Para empezar, como más grande y grueso sea el lingote, más fácil es que se la den con queso. Sólo hace falta coger un lingote de tungsteno y darle un baño de oro, por ejemplo. ¿Certificados? Bueno, imagínese, si ya de por sí es relativamente fácil falsificar un lingote de oro, imagínese falsificar un papelito de certificación!

De todas formas, no se alarme, que en el negocio del oro, a los falsificadores les sale más a cuenta falsificar certificados que falsificar oro. Si hay estafadores en el mundo del oro, que los hay, como en todo negocio lucrativo, hay muchas más probabilidades que se los encuentre entre los vendedores de oro en forma de papelitos redimibles, que no entre los vendedores de oro físico. Y en el tema plata... Con lo barata que está, dudo mucho que tenga la mala suerte de encontrarse un falsificador de plata. Pero bueno, tampoco se confíe, que en este mundo... "¡Hay gente pa' tó!"

El consejo es que  usted se informe por sí mismo sobre cómo probar la autenticidad del oro o de la plata, antes de invertir. De hecho, ¡eso es precisamente lo que hace el inversor inteligente! Ya sé que es algo de sentido común, pero desafortunadamente el sentido común no es el más común de los sentidos. Internet le proporciona un montón de información al respecto. De hecho, una de las cosas que caracterizan internet es que todo vendedor consigue una reputación que depende de sus actos. Si un vendedor es honesto y vende a buen precio, usted podrá comprobar si es cierto, buscando las centenares o miles de opiniones que sus compradores hayan publicado en internet. Internet es bastante implacable con estafadores o gente de dudosa reputación. Aun así, vaya con cuidado.

Volviendo al título del artículo, tenga en cuenta comprar su oro (o plata) en piezas pequeñas. Independientemente de la cantidad de metal precioso que desee adquirir, hágalo en piezas pequeñas. ¿Por qué? Bueno, para empezar, uno debe diversificar su riqueza lo máximo que pueda. Ya sé que es engorroso, pero más engorroso es que le roben a uno. Si tiene todo su oro en un solo lingote, se arriesga a que se lo roben – y créame, cuando las cosas se pongan feas, económicamente hablando, habrá cola para robarle el oro, empezando por su propio gobierno –, y ya sabe qué pasa si uno guarda todos los huevos en una misma cesta...

Si usted reparte sus metales preciosos, hay menos probabilidades que se lo roben todo, si es que tiene la mala suerte de que se lo roben (¡Espero que no sea así!). Llámeme Sr. Obvio, pero no está de más recordar obviedades. El aspecto negativo es que, en caso de tener que huir por patas, le será mucho más complicado recoger todo el oro. Usted haga balance y decida.

Otra de las razones por las cuales es mejor tener piezas pequeñas, es que son más fáciles de esconder. También son mucho más fáciles de vender. Además, cuando el "dinero" fiduciario pase a valer cero (digo "cuando" y no "si", porque la historia, la lógica y la matemática, demuestran que todas las divisas fiduciarias tienden a valer cero), el valor del oro y la plata se disparará, y le será muy difícil encontrar comprador para cantidades importantes; incluso para cantidades pequeñas. Cuando el oro y la plata valen mucho, mejor tenerlo en pedacitos.

Usted puede pensar que si tiene un lingote lo podrá fundir, llegado el caso. Pues bien, todo aquel que sea tenedor de lingotes piensa lo mismo, pero sitios en los que le puedan fundir el oro (sin que se lo roben) hay pocos. ¿Está dispuesto a hacer cola cargado de lingotes de oro en tiempos de crisis? Mala idea. Además, la ley de la oferta y la demanda es implacable. ¿Cuánto le costará el servicio de fundición en esos momentos? Un dineral.

Usted puede comprar oro en cantidades pequeñas. Ya sé que sale más caro el gramo si compra piezas pequeñas que piezas grandes, pero uno no lo puede tener todo, y se debe escoger. ¿Quiere ahorrarse un dinerito ahora? ¿O quiere ahorrase ese dinerito en un futuro? Desde mi punto de vista la primera opción es la más atractiva, pero es la que conlleva más riesgo... Pero usted es un astuto inversor en metales preciosos, lo que significa que el riesgo no va con usted. Al menos a lo que su inversión en oro y plata se refiere, así que creo que ya sabe qué es lo que le conviene.

Sea lo que sea, compre siempre piezas de oro o plata que lleven escrita su pureza, e intente comprar siempre la máxima pureza. Las monedas son una buena inversión porque son reconocibles en todo el mundo, y porque están acuñadas con su pureza escrita en ellas. Además son piezas relativamente pequeñas. Usted no quiere, en el momento de vender su oro o su plata – Que debe procurar que sea cuando su precio esté en ascenso... Un buen indicador es cuando todo el mundo, incluso la portera, tiene oro o plata y habla de él como una gran inversión –, perder media mañana esperando a que alguien le tase la pieza. Además, si la pieza no lleva tal indicación, es ya motivo para sospechar de su autenticidad.

Eso sí, no haga como los piratas. ¡De nada sirve tener piezas pequeñas si las esconde todas en un cofre! Otro consejo es diversificar su oro y su plata internacionalmente. La historia muestra que el peor enemigo de un inversor en oro y plata es su propio gobierno. O bien por la creación de divisa fiduciaria, que le roba poder adquisitivo al oro, o bien por el colapso de dicha divisa fiduciaria, porqué entonces el gobierno le roba lo mismo, pero de golpe y porrazo... ¡Y probablemente en su totalidad! El gobierno de los Estados Unidos ordenó expropiar todo el oro de sus ciudadanos en 1933, como consecuencia del crack del 29 (Que a la vez fue consecuencia de las políticas keynesianas del gobierno... ¿Le suena Keynes? Me apuesto una onza de plata a que sí), así que no crea que estoy hablando de historia del medievo.

A parte de las monedas, y lingotitos, hay las plaquitas. Hay una opción muy interesante que es un lingote o placa grande que está medio perforada con unas ranuras, de manera que usted puede ir partiendo trocitos de oro (o plata) con las manos, y cada trozo es de la misma medida y peso, con la pureza acuñada en cada trocito. Esta solución es más cara cuando compra la pieza entera, pero le saldrá mucho más rentable a la hora de vender, ya que podrá dividir muy fácilmente el oro o la plata que quiera vender. También existe en forma de monedas, aunque luego le quedará en forma de quesito (Ideal para los amantes del famoso juego de mesa de los quesitos).

Haga balance de los costes y beneficios, y tenga en cuenta los riesgos. Usted, más que nadie, sabe lo que le interesa y lo que conviene.


Deja tus comentarios Enviar un comentario como invitado
0
Sus comentarios están sujetos a moderación por un administrador.
terminos y condiciones.
  • No se han encontrado comentarios

rss

Comparte

Ultimas Monedas

Moneda de Oro Canguro 2019 de 1 Onza de Australia. Estas monedas de 31,1 gramos de Oro puro están ...

Precio:
1.129,71 €

Moneda de Oro Canguro 2019 de 1/2 Onza de Australia. Estas monedas de 15,5517 gramos de Oro puro ...

Precio:
583,66 €

Moneda de Oro Canguro 2019 de 1/4 Onza de Australia. Estas monedas de 7,7759 gramos de Oro puro ...

Precio:
305,22 €

Archivo de Artículos

Blog